El Estómago

La función del estómago consiste en recibir los alimentos parcialmente digeridos (es decir, masticados) y prepararlos para el intestino delgado. El estómago secreta ácidos que descomponen el alimento y lo hacen más accesible a ser asimilado en el torrente sanguíneo una vez que llega al intestino delgado.

El estómago es uno de esos órganos a los que no se puede dejar de hacer caso. Cualquier problema estomacal nos altera, y los trastornos gástricos crónicos nos molestan durante todo el día.

 

Cuando la energía del estómago está agotada:

Cuando el estómago está sin energía, la persona tiene poco apetito, es melindrosa respecto a lo que come y normalmente sufre de molestias crónicas debidas a la secreción gástrica acida. Suele sentir las piernas pesadas y el cuerpo se le cansa con facilidad. Suele tener dolor de estómago y, si

come algo no apropiado, el dolor agudo puede durar horas. Los problemas estomacales suelen ir acompañados de otros problemas relacionados con la digestión: estreñimiento, diarrea o colon irritable.

Los problemas estomacales tienen efectos muy directos en nuestra psique. Las personas que tienen mermada la energía del estómago son malhumoradas, maniáticas y tienden a pensar demasiado, sobre todo en sí mismas. Dado que se cansan fácilmente sufren de la idea de que son débiles. Suelen tener poca seguridad en sí mismas. Padecen ansias de alimentos blandos y fríos, como helados de crema, y de bebidas gaseosas. pero en general tienen poco apetito. Necesitan

descansar y prefieren estar reclinadas en el asiento, aunque estén sentadas en una silla de respaldo recto.

Estas personas tienen dificultad para recibir lo que necesitan. El funcionamiento del estómago es débil, lo que las hace sentirse mal nutridas y maltratadas por la vida. Suelen sentirse frustradas. No disfrutan de la diaria lucha por la existencia, sino que todo lo consideran una molestia.

 

Cuando la energía del estómago es excesiva:

El exceso de energía en el estómago lleva a dar demasiada importancia al estómago.

 La persona tiende a comer en exceso, aunque aquí también hay poco apetito. Es posible que sienta tirantez u opresión en los hombros y algo de dolor; tiene mala circulación en las piernas o en general, la piel seca y áspera, y tendencia a la anemia. Las mujeres pueden tener problemas crónicos en los órganos sexuales.

 Cuando es excesiva la energía del estómago, la persona tiende a pensar demasiado.

 

Normalmente tiene una enorme ambición o apetito de vida, pero no puede satisfacerlo y se siente frustrada. Estas personas están siempre insatisfechas. En el aspecto emocional pueden ser extremas; o frías y descariñadas, o excesivamente afectuosas. Son grandes comedoras, pero comen deprisa y sin apreciar lo que comen.

 

Su lucha es constante, nunca satisfechas de haber conseguido el objetivo. Tienden a ser neuróticas.

                                                                                                             

Músculos asociados al Estómago:

Elevador de la escápula

El elevador de la escápula (d, i), un músculo posterior del tórax, está ubicado en la parte trasera y lateral del cuello y actúa sobre la cintura escapular.

Origen: Apófisis transversas de C1-C4

Inserción: Parte superior del borde medial (espinal) de la escápula

Inervación: Nervio escapular dorsal (C5) y ramas directas de los nervios espinales C3, C4

Acción: Eleva la escápula medialmente y hacia arriba

Irrigación: Arteria escapular dorsal

Esternocleidomastoideo:

El músculo esternocleidomastoideo (d, i) es un músculo del cuello que a menudo también se clasifica con los músculos cervicales laterales. Surge de dos cabezas y es responsable de los movimientos de la columna vertebral y la cabeza. 

Origen: Parte superior de la cara anterior del manubrio; borde superior y cara anterior del tercio medial de la clavícula.

Inserción: Cara lateral de la apófisis mastoides, línea nucal del hueso occipital

Inervación: Nervio accesorio (XI); ramas de las divisiones anteriores de los nervios cervicales (C2-C3)

Acción: Lleva la cabeza hacia el hombro del mismo lado, rota la cabeza al lado opuesto, flexiona la parte cervical de la columna vertebral, ayuda a elevar el tórax

Irrigación: Arteria occipital, arteria tiroidea superior

Pectoral mayor

El pectoral mayor (d, i), uno de los músculos de la articulación anterior del hombro que forman la cintura escapular del sistema muscular, es un músculo grueso, en forma de abanico, ubicado en la

parte superior y anterior del pecho.

Origen: Cara anterior de la porción esternal de la clavícula, cara anterior del esternón, cartílagos de las costillas verdaderas y

aponeurosis del oblicuo externo.

Inserción: Cresta del tubérculo mayor del húmero.

Inervación: Nervios pectoral medial (C8-T1) y pectoral lateral (C5-C7).

Acción: Aduce y flexiona el brazo y lo rota medialmente (hacia adentro)

Irrigación: Tronco toracoacromial, rama pectoral.

Supinador

El supinador (d, i), un músculo profundo ancho del compartimento posterior del antebrazo, se curva alrededor del tercio superior del radio. Origen: Epicondilo lateral del húmero, cúbito y ligamentos colaterales del radio y ligamentos anulares. 

Inserción: Caras dorsal y lateral del cuerpo del radio.

Inervación: Nervio radial profundo (C6) 

Acción: Supina la mano y el antebrazo al rotar el radio alrededor del cúbito 

Irrigación: Arteria recurrente radial.

Pruebas de fuerza de Kinesiología.

Estiramiento Asociado:

Infusiones y Trucos

Aspecto Emocional